Gastronomía con tarifas muy razonables

En algunas ocasiones, los grandes chefs trabajan en restaurantes con tarifas más accesibles, ¡pero con tan buena calidad como la de sus hermanos mayores con estrellas!

Templo de la alta cocina, ¡la capital francesa cuenta con 97 restaurantes con estrellas!

Si tiene ganas de descubrir la gastronomía con estrellas de otro modo, es posible. Numerosos chefs premiados por la Guía Michelin ofician también en las cocinas de restaurantes sin estrellas: bistrots, steakhouses, brasseries, restaurantes regionales… hay para todos los gustos y estilos. Aquí no encontrará manteles blancos, camareros con guantes o cubiertos de plata… el servicio es más relajado y el estanding más sencillo. Le proponemos una pequeña y exquisita selección de excepcionales lugares «bis», entre los mejores de la capital.

¡Viva La Tradición!

Si está con apetito, tendrá que ir Aux Lyonnais para saborear especialidades típicamente regionales, revisitadas con talento y fantasía. En el menú, quenelles à la lyonnaise con salsa Nantua, pierna de cordero al horno, y también « fraises melba » y charcutería de Lyon.

A dos pasos de la catedral de Notre-Dame, el Atelier Maître Albert es un asador contemporáneo diseñado por el arquitecto Jean-Michel Wilmotte. Entre los platos emblemáticos escogidos por Guy Savoy (el restaurante del mismo nombre con tres estrellas en la guía Michelin), aves de granja cocinadas en el asador con sus pommes purée.

Gracias a Éric Fréchon, chef con triple estrella del restaurante Epicure en el Bristol, la gastronomía hace su entrada en la estación… Saint-Lazare. Desde el 2013, Lazare propone una cocina de brasserie familiar y autentica: guisos, croque-monsieur, isla flotante… No se pierda el paris-deauville, un postre especialmente creado por el chef, de origen normando, y cuyo nombre es un eco a los trenes que parten diariamente de la gare Saint-Lazare para llegar a la Côte Fleurie.

Yannick Alléno, tres estrellas en el Pavillon Ledoyen, trabaja, en sus numerosos restaurantes anexos, como por ejemplo en Le Terroir Parisien, que debe reabrir en el primer semestre del 2018. Desde la mostaza de Meaux pasando por las lentejas verdes de la Brie o espinacas de Viroflay, la cocina de Yannick Alléno resucita especialidades y verduras olvidadas de la región parisina.

Padres e hijos

La gastronomía, es a veces una historia de familia. Si bien dirige L’Ambroisie con su padre Bernard, Mathieu Pacaud tiene su propia mesa, L’Hexagone en el distrito XVI (una estrella en la guía Michelin). En un decorado muy estilizado, gráfico y contemporáneo, se descubre una carta que rinde homenaje al patrimonio de la cocina francesa, con un toque de modernidad para subrayarla.

La cultura de bistrot

También con estrellas, Christian Constant, jefe de orquesta del Violon d’Ingres, ha abierto varios establecimientos en París. Cultiva la cultura de bistrot a través de dos direcciones: Les Cocottes, que proponen el must de la cocina tradicional servida en ollas de hierro : verduras tiernas, pichón… Plato estrella de la carta, la Auténtica ensalada César Ritz.

Hélène Darroze ha instalado en la planta baja de su restaurante con estrella en la Guía Michelin el Salon d’Hélène. Aquí, ambientado con música lounge, se puede saborear toda una serie de elegantes bocaditos al estilo tapas, y una selección de platos creados por ella en tamaño reducido.

Cyril Lignac propone varios restaurantes que sirven especialidades de bistrot, con, a veces, un toque más moderno: Le Chardenoux, instalado en un edificio catalogado monumento histórico y, rive gauche, Aux Prés.

El muy mediático Thierry Marx se ocupa de la carta del Camélia, que propone una cocina francesa inspirada por Asia. Aquí se puede encontrar el menú «Daily Marx», que propone las recetas del libro del mismo nombre. Y además se disfruta de un pequeño lujo: todas las hierbas aromáticas provienen del huerto del Mandarin Oriental.

Michel Rostang, que dirige el restaurante epónimo, premiado por dos estrellas, posee varios establecimientos en París. Entre ellas, Dessirier, un bistrot del mar que figura como una auténtica institución, y el Oyster Bar que le queda pegado, con su Happy Oyster, tipo de happy hour completamente desfasado para saborear ostras.

La nueva generacion

En lo que se refiere a la nueva generación, hay que enfocar a dos prometedores chefs, ya premiados con estrellas. Bertrand Grébaut, prodigio de la nueva cocina, jefe de orquesta del Septime, una estrella en la Guía Michelin, ya posee dos otros establecimientos: Clamato, un tendencia bistrot del mar, y Septime La Cave. Genio en cocina y chef superdotado, David Toutain, que pasó por L’Agapé, le permite vivir una experiencia culinaria con Identi-T, una mesa de huéspedes pegada a su restaurante con estrella, reservada a los grupos de amigos. El chef tiene toda libertad para crear nuevos sabores e inventar texturas desconocidas.

Ze Kitchen Galerie, el restaurante de William Ledeuil, una estrella en la Guía Michelin, tiene une dos hermanas menores: Kitchen Galerie Bis (KGB) y Kitchen Ter(re). En el menú de este último, hay recetas que nos recuerdan la madre tierra, y las pastas caseras se hacen con variedades antiguas y sabrosas de trigo.

Joven prodigio de la cocina francesa, el chef Akrame Benallal, que ya tiene dos estrellas gracias a su restaurante epónimo Akrame, ha abierto dos otros establecimientos segundarios.

Descubre los socios