Deporte / Al aire libre

7 razones para visitar París en bicicleta

Visitar París en bicicleta significa sentirse libre, disfrutar del aire fresco, ahorrar dinero, desplazarse sin contaminar, hacer deporte... ¡En sus bicicletas!

1. Visitar París a su ritmo

© Amélie Laurin

El ciclismo ofrece una libertad de movimiento ilimitada: elegir sus propios horarios y rutas, sin ninguna restricción. No necesitas un pass de transporte, y París, capital a escala humana, es fácil de recorrer con dos ruedas. Además, es fácil aparcar para una pausa gastronómica o para visitar un museo o un monumento. Según tus deseos o tu intuición, podrás pasear con placer por las pequeñas calles de la capital, o descubrir las principales vías equipadas con carriles bici. Eres el capitán de una nave que no contamina, y que está equipada con dos ruedas y un manillar. El ciclismo en París es sinónimo de autonomía y libertad en cualquier temporada.

2. Moverse por París de forma económica

© Alain Longeaud

La bicicleta en París tiene una gran ventaja: es un medio de transporte barato. Tanto si inviertes en tu propio equipo como si lo alquilas a corto, medio o largo plazo, se amortiza muy rápidamente. Existen muchos servicios de alquiler disponibles, ya sea a través de un profesional o entre particulares.

Por ejemplo, el alquiler de un Velib’ sólo cuesta 3 euros (con el pase temporal Ticket-V) por 45 minutos (en Vélib' mecánico o eléctrico) -tiempo suficiente para la mayoría de desplazamientos por París- y luego 1 euro adicional por cada 30 minutos en Vélib' mecánico (o 2 euros adicionales por 30 minutos en Vélib' eléctrico).

También existen abonos anuales y económicos para una bicicleta clásica o una bicicleta eléctrica para satisfacer todas las necesidades. Andar en bicicleta es una forma estupenda de moverse por París. Un medio de transporte rápido, que también permite sustituir el coche en la ciudad y reducir así los gastos relacionados (gasolina, aparcamiento...).

3. Adoptar el slow-travel en París

© Kazuo Ota

El turismo sostenible, la concienciación ecológica y las cuestiones medioambientales están cambiando la forma de viajar, y la bicicleta ofrece una alternativa ecológica para desplazarse por París: no contamina, reduce las emisiones de gases de efecto invernadero, el tráfico es fluido y agradable, no hay contaminación acústica... Muchas iniciativas y eventos en París que forman parte de un enfoque sostenible también tienen mucho éxito. Es el caso del Día sin Coches que se celebra cada año a finales de septiembre, principios de octubre. La operación Paris Respire cierra los distritos al tráfico de automóviles y vehículos de dos ruedas motorizados en favor del tráfico suave: peatones, bicicletas, etc. - los domingos y días festivos (todo el año o parte del año, según la sección) en barrios parisinos como el Sentier, el Marais, Mouffetard, el Canal Saint-Martin, las Abbesses, la Rue de la Roquette, el Quai de la Loire, la Butte-aux-Cailles, la avenida de los Champs-Elysées, etc. ¡Un auténtico placer para quienes les gusta pasear sin contaminar!

4. Descubrir de la mejor manera los diferentes barrios de París... ¡y más allá!

© Emmanuel Berthier

Con 1.000 km de carril bici por toda la ciudad, París ofrece numerosos itinerarios para ciclistas. Puedes tomar las vías principales para vivir la animación de la capital, optar por los muelles o los canales para darte un respiro, como pequeñas vacaciones, así como pedalear por pequeñas y encantadoras calles insólitas como la Rue des Thermopyles, pasajes floridos como el Square des Peupliers o microvillas como la Campagne à Paris. Y si pedaleas bien, no olvides de subir a la Butte-aux-Cailles, a la Butte Bergeyre, o a la Butte Montmartre para disfrutar de una hermosa vista de la ciudad y de su suave y agradable ambiente. Los menos deportistas también podrán disfrutarlo en una bicicleta eléctrica.

Se pueden descubrir otros tesoros en bicicleta a las puertas de la capital y en sus alrededores. Y, es que, los carriles para bicicletas se han trazado para invitar a los aficionados a ir más lejos y explorar la región Île-de-France, que cuenta con casi 6.000 kilómetros de carriles para bicicletas. A lo largo de un día entero de paseo, puedes disfrutar del Gran París: Chatou y su Isla de los Impresionistas, elcastillo de Saint-Germain-en-Laye, o pasear por el norte de la capital, por el canal de l’Ourcq, o al sureste hasta las orillas de la Marne.

En cuanto a los más valientes, podrán llevar la aventura aún más lejos. Las grandes rutas ciclistas llegan al Monte Saint-Michel (gracias al recorrido de la Véloscénie), a Le Havre (gracias al recorrido La Seine à vélo (el Sena en bici), a Escandinavia o España (por la ruta Scandibérique que une Trondheim con Santiago de Compostela), y también a Londres (con la ruta Avenue Verte Paris - London) desde París o vía París.

5. Disfrutar de las instalaciones y servicios de París

© Janelle Sweeney

París cuenta con todas las instalaciones y servicios necesarios para satisfacer las necesidades de los aficionados de ciclismo. En función de tu uso, tus hábitos o tus deseos, siempre encontrarás una oferta de bicicletas adaptada a tus necesidades, ya sea alquilando o comprando. París, capital del ciclismo, alberga tiendas y talleres especializados como las tiendas PASTEL Cycles (Batignolles), PASTEL Cycles (Turbigo) y PASTEL Cycles (Richer) : venta de bicicletas, venta de material adaptado (ruedas, cadenas, accesorios, antirrobos, etc.), reparaciones, revisiones, consejos, etc., ¡todo ello te ayudará a cuidar tus dos ruedas! Y si prefieres alquilar una bicicleta, muchas agencias de alquiler ofrecen una gama completa y variada: bicicletas clásicas de ciudad, bicicletas holandesas, bicicletas de montaña, tándems, bicicletas eléctricas, bicicletas de carga o con remolque -prácticas para ir de compras o transportar a los niños-, bicicletas adaptadas para personas con movilidad reducida... Incluso puedes tomar clases o asistir a visitas guiadas en bicicleta para no perderte nada de la ciudad.

La etiqueta Accueil Vélo -concedida a alojamientos, restaurantes, empresas de alquiler y reparación de bicicletas y lugares turísticos situados a menos de 5 kilómetros de una ruta ciclista- es garantía de una acogida y unos servicios de calidad. Aparcamiento vigilado, kits de reparación, posibilidad de recargar sus bicicletas eléctricas y aparatos electrónicos, información y consejos sobre los itinerarios locales... ¡los establecimientos con la etiqueta Accueil Vélo responden a tus necesidades de forma amable! Entre los establecimientos que han obtenido la etiqueta, la capital cuenta con alojamientos (el albergue juvenil HI Paris Yves Robert el The Originals boutique, Hotel Maison Montmartre y el Aparthotel Adagio Paris Nation y seis empresas de alquiler de bicicletas (Vélos vagabonds, DolceVia, Paulette, Paris à Vélo, Rentabike Paris y Paris Bike Tour, los dos últimos también ofrecen visitas guiadas de París en bicicleta). Podras identificarlas gracias al logotipo Accueil Vélo en sus escaparates o en la página web France Vélo Tourisme.

Y para que no te pierdas, existen mapas y aplicaciones que enumeran los carriles bici, los posibles itinerarios según tus criterios (los más rápidos, los más llanos, los más cortos, etc.) y te guían a lo largo de tu viaje. Y para circular con seguridad, es importante seguir las instrucciones esenciales: respetar el código de circulación, equipar su bici con los accesorios obligatorios, etc.

6. Visitar París al aire libre en bicicleta

© Amélie Dupont

Visitar París en bicicleta tiene muchas ventajas. No sólo es una forma rápida y barata de desplazarse por la capital, sino que también es una excelente manera de explorar París al aire libre y de disfrutar del buen tiempo, durante todo el año. A lo largo del Sena, en las calles, junto a los monumentos más importantes y otros menos conocidos, en el Bois de Vincennes o en el Bois de Boulogne, la ciudad puede descubrirse al aire libre y esconde muchas sorpresas. En tu bicicleta, podrás disfrutar de los hermosos días en todas las estaciones, llenarte de aire puro, sol, vitamina D, libertad y bienestar. No hay nada mejor como un paseo en bicicleta para estimularse y recargar las pilas.

7. Practicar un deporte yendo en bici por París

© Les Corpographes-Unsplash

Medio de transporte muy práctico, la bicicleta es también una actividad en sí misma, física y divertida, que garantiza buenos momentos de evasión, tanto para los jóvenes como para los mayores. Ya sea en familia, con amigos, en dúo o en solitario, recorre las calles, los monumentos y otros lugares emblemáticos de París tratando bien a tu cuerpo. Disfruta de una visita guiada en bicicleta con Paris à Vélo, Paris Bike Tour, Fat Tire Tours, Blue Fox Travel o Holland Bikes Tours. Cada uno puede encontrar el recorrido que le conviene: recorridos que incluyen los monumentos más ineludibles de París o las orillas del Sena, recorridos temáticos como el París insólito, el París secreto, el París de los parisinos... Siempre tienes la posibilidad de ir a tu ritmo siguiendo uno de nuestros recorridos en bicicleta por París. ¡Visitar París y hacer deporte es una super combinación!

también para ver