París bajo la nieve

París ha quedado cubierto por un espeso manto blanco. ¡ Se disfruta de los encantos de la capital con los pies en la nieve!

París ha quedado cubierto por un espeso manto blanco. ¡Desde la torre Eiffel hasta el Sacré Cœur, pasando por el musée du Louvre o Notre-Dame, se disfruta de los encantos de la capital con los pies en la nieve!

Para admirar el espectáculo en un ambiente bien calentito, vaya al centro Pompidou, o instálese detrás del gran reloj del musée d'Orsay.

Los menos frioleros podrán disfrutar de las más bellas vistas sobre la ciudad desde puntos altos, como la butte Bergeyre, el parc de Belleville o las ineludibles callejuelas que llevan al Sacré Cœur. ¡Impresionante panorama garantizado!En cuanto algunos bajan la pendiente de la butte Montmartre calzados con esquís, otros organizan endiabladas batallas de bolas de nieve en el laberinto de las Tuileries. Ideal para volver a su infancia en medio de un decorado excepcional.

¡Y para inmortalizar este encantador paisaje y maravillar las redes sociales, saque su cámara de fotos! Entre las vistas más fotogénicas: el jardin des Tuileries y evidentemente, el Trocadero, desde donde se puede redescubrir la inigualable torre Eiffel.