Descubrir el 11º distrito de París

Panorama general de un distrito dinámico donde se codean cultura, gastronomía y empresas eco-responsables

Desde la place de la Bastille hasta la place de la Nation, pasando por la place de la Republique y el barrio de Oberkampf, el distrito 11 es dinámico y residencial. Los espacios culturales y festivos se codean con restaurantes gastronómicos y tiendas eco-responsables. He aquí un panorama general.

Un distrito cultural y animado

El distrito 11 cuenta con tres plazas emblemáticas de la capital que le confieren un carácter popular, acogedor y festivo. La place de la Bastille, donde se encontraba la fortaleza de la Bastille, destruida poco después de la Revolución Francesa, es hoy el escenario de ferias, espectáculos y eventos festivos. En su centro, la colonne de Juillet (columna de julio) está coronada por el famoso Génie de la Bastille (Genio de la Bastille). La Place de la Nation, junto con su monumental estatua de bronce realizada por Jules Dalou, son dos símbolos de la República Francesa y también el punto de partida de muchas manifestaciones parisinas. También cuenta con un amplio jardín con una gran variedad de paisajes. Y, por último, la place de la Republique, en la que se alza el imponente Monument à la République (Monumento a la República). Es un lugar de encuentro para luego ir a disfrutar de los bares, restaurantes y lugares de marcha que se encuentran alrededor. Sus recientes obras han permitido devolver la explanada a los paseantes.

La oferta cultural del distrito 11 es variada: Street art, salas de conciertos, centros de arte y galerías que atienden a un público igualmente heterogéneo. La cultura puede vivirse a cielo abierto con el gran fresco urbano del artista Ludo frente al número 71 de la rue de la Fontaine-au-Roi, mientras que el Mur Oberkampf acoge regularmente nuevas obras de Street art, por iniciativa de la asociación M.U.R. En cuanto al Atelier des Lumières, antigua fundición convertida en centro de arte digital, ofrece una experiencia única: exposiciones monumentales inmersivas.

La Maison des Métallos, en la rue Jean-Pierre Timbaud, es un establecimiento cultural popular que acoge conciertos, encuentros, espectáculos y fiestas. En el barrio de Oberkampf, el Cirque d'Hiver Bouglione es un sueño para los amantes de circo desde hace más de un siglo. A pocas manzanas, en el Boulevard Voltaire, el Bataclan es otra mítica sala de espectáculos del barrio. Construida en 1864 por el arquitecto Charles Duval, ofrece conciertos intimistas, con grandes nombres de la música francesa e internacional.

Para descubrir las culturas LGBT, diríjete a la librería Les mots à la Bouche, en el número 37 rue Sainte-Ambroise, con su famosa colección dedicada. El Bar M'sieurs Dames, situado en el número 30 de l’avenue Parmentier, es un bar gay-friendly popular y festivo, muy conocido por los parisinos.

Un distrito gastronómico

Algunos de los mejores restaurantes de la capital se encuentran repartidos por el cosmopolita distrito 11. Gastronómica, bistronómica, con estrellas Michelin o solidaria, la cocina del este de París inspira.

En el barrio de la Roquette, Kaori Endo ofrece una cocina japonesa y familiar en el Petit Keller (13 rue Keller). En Ma'lucia (54 rue Basfroi), se pueden descubrir auténticas especialidades del sur de Italia. Tampoco hay que perderse la Manufacture Café (12 rue Saint-Sabin) y la Manufacture Chocolat (40 rue de la Roquette), dirigida por el famoso chef Alain Ducasse. El chef Cyril Lignac también hace honor al cacao en su Chocolaterie (25 rue Chanzy) y ofrece sus emblemáticas creaciones en su Pâtisserie (24 rue Paul Bert). En cuanto a los chefs Michel Roncière y Eric Mancio buscan una cocina auténtica y delicada en Pianovins (46 rue Trousseau). En la rue Faidherbe, el Mansouria realza los sabores exóticos y los condimentos de Marruecos.

En la rue Saint-Maur, los restaurantes gastronómicos también se inspiran en todo el mundo: cocina franco-asiática en Servan (32 rue Saint-Maur), cocina italiana reinterpretada en la bistrattoria modernista Aglio et Olio, cocina local en Massale (ambos en el numero 5 rue Guillaume Bertrand), pizzas a la francesa en Oxymore (60 rue Saint-Maur)

El ballet de mesas gastronómicas continúa en torno a la rue de Charonne, con propuestas culinarias audaces y exigentes. Le Septime (neobistró) y Clamato (bar de pescado), ambos en el 80 rue Charonne, ¡se encuentran entre los restaurantes más destacados de la capital! En L'Automne (11 rue Richard Lenoir), el chef japonés Nobuyuki Akishige ofrece una cocina de temporada, exclusivamente. El restaurante-concepto Fulgurances - L'Adresse apuesta por jóvenes cocineros, con un menú a precios bajos. Aux Bons Crus, con su estilo de restaurante de carretera, nos recuerda que la cocina de calidad también es sinónimo de sencillez.

En el barrio multicultural de la rue Oberkampf, al franco-coreano Pierre Sang (55 rue Oberkampf y rue Gambey) le gusta compartir su pasión por la enología, y el restaurante Botanique (71 rue de la Folie-Méricourt) enfoca a la naturaleza. En Qui Plume La Lune (50 rue Amelot), los menús improvisados del chef también dan prioridad a los productos y a los pequeños productores. En el barrio de Voltaire, La Mi Fa (33 rue Pétion) es un sublime ejemplo de bistronomía. El menú cambia cada día según el estado de ánimo y los deseos del chef, y los productos son de temporada. Para una experiencia gastronómica basada en la solidaridad, dirígete a Les Cuistots Migrateurs (81 boulevard Voltaire), que ofrece una cocina mundial preparada por chefs refugiados.

Un distrito eco-responsable

Direcciones ecológicas, zonas de actividades artesanales, carriles bici: el distrito 11 apuesta por el desarrollo sostenible.

La animada rue du Faubourg Saint-Antoine y el laberinto de patios y pasajes que la rodean siguen albergando a los artesanos ebanistas, laqueros, doradores y tapiceros que mantienen sus tradiciones. Situado en el 37 bis rue de Montreuil, la Cour de l'Industrie (o "37 Bis") alberga unos cincuenta talleres de artesanos y artistas, repartidos por casi 6.000 m². Todos los ocupantes (escultores, ceramistas, cuchilleros, doradores, ebanistas, etc.) contribuyen así a preservar el dinamismo de una zona de actividades irremplazables.

En el distrito existen numerosas empresas eco-responsables. Les Glaneuses (18 boulevard Voltaire) aboga por el residuo cero e incluso ofrece el alquiler de artículos que sólo se utilizan una vez. The Naked Shop (75 rue Oberkampf) es la primera tienda de líquidos a granel de París y ofrece cosméticos y productos de limpieza sin envases. Mood (141 rue de Charonne) y Day by Day (131 bis rue de la Roquette) son tiendas de comestibles dedicadas a la venta a granel. Altervojo (127 avenue Parmentier) es una tienda de comestibles "a la antigua", certificada ecológica desde el 2013. También es posible comprar flores locales y de temporada en Désirée, una floristería libre y comprometida (5 rue de la Folie-Méricourt).

El distrito 11 es un firme defensor de la movilidad suave y cuenta con un gran número de carriles para bicis, que sigue desarrollando para ofrecer más seguridad y abrir nuevas rutas a sus usuarios. El tramo de sentido único que une la Place de la République con la Place de la Nation es especialmente agradable.