Paseo

Montmartre, un auténtico pueblo en medio de París

Museos, viñas, molinos, Sacré-Cœur: ¡descubra el incomparable, encantador e intemporal Montmartre!

Con sus pequeñas calles adoquinadas, su sorprendente basílica, sus artistas, sus bistrots… ¡Montmartre está lleno de encanto! Anidado arriba de una colina en el distrito 18, el más famoso barrio parisino no ha cambiado mucho desde aquellos tiempos en los que gustó a los artistas de los siglos 19 y 20. Auténtico crisol del arte y fuente de inspiración para el cine, Montmartre sigue maravillando los que lo recorren, y forma parte, indudablemente de los ineludibles de una estancia por París.

En pareja o entre amigos, uno puede cultivarse en sus museos, admirar la impresionante vista desde arriba del Sacré-Cœur, y seguir los pasos de Amélie Poulain.

El Sacré-Cœur: obra maestra de Montmartre

Studio TTG

Se la ve desde todos los puntos altos de París, la basílica del Sacré-Cœur es una obra maestra de gracia y grandor. Construida a finales del siglo 19, este edificio, totalmente blanco, de estilo romano-bizantino, está dedicado al corazón de Cristo. Un gran lugar de culto de la capital, ¡que alberga el mosaico más grande de Francia, que no mide nada menos que 480 m2!

Coronando la Butte Montmartre, es accesible en funicular desde la place Saint-Pierre o a pie, a través de céspedes y escaleras del square Louise Michel. Para tener una impresionante vista sobre todo París, no hay nada como marcar un descanso por allí, o mejor, subirse en su majestuoso domo.

Un ambiente de pueblo

© Mary Quincy

¡Si busca un rincón de naturaleza, Montmartre sabrá sorprenderle con sus innumerables jardines y… sus viñas! Plantadas en 1930 al norte de la famosa colina, siguen guardando el recuerdo de un barrio en medio de la capital. El vino del Clos Montmartre se saborea así todos los otoños, con ocasión de la Fête des Vendanges, un simpático momento a compartir entre amigos o en pareja.

Hace casi 2 siglos, la Butte Montmartre exhibía otro aspecto que el de ahora, con sus doce molinos de entonces. Dos siguen en pie: el moulin Radet y el moulin de la Galette, participando el uno y el otro al romanticismo del barrio.

Otro molino también sigue iluminando el barrio: ¡el Moulin Rouge! En vez de ser utilizado para fines agrícolas, es el templo del French Cancan, y por cierto, un lugar mítico de los espectáculos parisinos: ¡no se lo pierda!

RESERVAR

Siguiendo los pasos de Amélie Poulain

Si tiene que recordar una sola película que enfoque a Montmartre, ¡es sin duda alguna, el Fabuleux destin d’Amélie Poulain! Famosa en el mundo entero, este largometraje de Jean-Pierre Jeunet, capta todo el encanto de este mítico barrio, con sus calles adoquinadas, sus pequeñas tiendas y sus cafés. ¡Por cierto, en el que trabaja Amélie, sigue abierto! Así que no dude en parar en alguno de ellos para captar el ambiente.

El square Willette (hoy en día square Louise Michel, al pie del Sacré-Cœur), con su antiguo tiovivo entorno al cual Amélie prepara un juego de pistas para atraer a Nino Quincampoix, ¡tampoco ha cambiado!

Montmartre vibra al ritmo de los artistas

© Studio TTG

Como Picasso, Modigliani, Miro y antes de ellos Manet, Toulouse-Lautrec, Géricault, Renoir o Van Gogh, los pintores se instalaron hace mucho tiempo en Montmartre, reuniéndose en los cafés u ocupados en los numerosos talleres de la colina.

Para sumergirse en este pasado cultural, basta con ir al musée de Montmartre, donde se pasea entre los diferentes talleres de artistas y jardines empinados. Para los aficionados de surrealismo, vaya al Dalí Paris, que le rinde homenaje a este incomparable artista, en el 11 rue Poulbot, y propone descubrir de manera sorprendente el universo del maestro.

Hoy en dia, Montmartre sigue vibrando al ritmo del arte, con galerías cada vez más eclécticas, y la Halle Saint-Pierre, donde el arte bruto queda magníficamente representado. ¡Y si quiere que le hagan un retrato, vaya hasta la place du Tertre, justo detrás del Sacré-Cœur, donde decenas de dibujantes profesionales y caricaturistas, estarán encantados de compartir un momento con vosotros!

Terrazas románticas y cocina gastronómica

© Studio TTG

Después de un día de camino por las calles empinadas de la Butte, no hay nada como marcar un descanso en la terraza de un bistrot, o en uno de los numerosos restaurantes que cuenta el barrio.

Para un simple café o una copa de vino, vaya al Café des Deux Moulins, el famoso café de Amélie Poulain, o Au Rendez-Vous des Amis.
Para probar la cocina francesa típica, vaya Au Cadet de Gascogne, idealmente situado en la place du tertre, al romántico A la bonne Franquette, en la rue des saules. Y para ganar altura, dirección el Chamarré, un restaurante gastronómico cuya terraza arbolada está arrimada a una larga serie de escaleras.

¡Para terminar y quedar impresionado por la vista, el rooftop del Terrass Hôtel es el spot ideal! Situado en el 12-14 rue Joseph de Maistre, se come una cocina bistronomique con una increíble vista sobre París.

Descubrir Montmartre de manera original

© Studio TTG

Autentica figura emblemática del barrio, el Petit train de Montmartre le permite serpentear sobre la colina de manera insólita y relajada. Realizando un circulo desde la place Blanche, embarca a los visitantes a través de un circuito comentado de 40 minutos, para descubrir los ineludibles. ¡Una exploración original que no puede perderse!

¿Te gustaría descubrir Montmartre de una forma divertida? Sumérgete en una emocionante aventura con Escape game aventure Montmartre, ¡la forma perfecta de explorar este emblemático distrito de París!

¿Le apetece un paseo romántico? Súbase a bordo de 2 CV Paris Visite o del mítico 2 CV para un tour de noche por la capital, y descubra sus más bonitos monumentos: el Arc de triomphe, la opéra Garnier, Notre-Dame ¡y por supuesto Montmartre como punto final!

¡Y para estar seguro de no perderse nada, llame a un experto! Se proponen varias visitas guiadas para explorar la Butte.

RESERVAR

A menudo disponibles en varios idiomas, permiten descubrir de manera diferente la ciudad. Aquí encontrará una selección:

Socios de Paris je t'aime

También para ver